Historias de viaje: Maxi Sánchez relata sus aventuras por América

http://semanariolaprensa.com/wp-content/uploads/2017/03/maxi-sanchez-ushuaia-portada.jpg

Algunas veces nos enfrentamos a muchos miedos, el de la aventura es uno de ellos. Y como son los preparativos de un gran viaje? Aquí paso a relatar los míos:

Palabras de Maximiliano Sánchez, un estudiante de comunicación y fotógrafo piriapolense que cargó su mochila al hombro y salió a recorrer América. La aventura comenzó en febrero del 2016 y terminó el 28 de diciembre del mismo año. Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Brasil, países de Centroamérica, Panamá, México, fueron algunos de los destinos.

Acá les dejamos sus historias de viaje, donde hay de las buenas pero también de las otras. En esta primera entrega, la presentación, los preparativos y vencer temores para poder soñar.

Acerca de mí

Soy un joven uruguayo estudiante de comunicación que vivía inconforme con el día a día que me tocaba llevar.
Desde chico fui una personita muy inquieta, y siempre tuve interés por conocer otras personas y otros horizontes. Junto a mi padre miraba por la televisión los viajes que un señor (Julio Alonso) realizaba. Fueron ahí mis primeras experiencias viajeras, en esos tiempos mis sueños comenzaban a despertar.

Luego me toco crecer, y junto a eso el apuro que la sociedad impone para que uno elija una carrera para toda tu vida; me fue llevando por muchas decisiones. Estudie administración, informática y comercio exterior, y nada de eso me hacia soñar. Mas adelante me toco llegar a conocer la fotografía, y poco a poco fui despertando. En el año 2015, después de tanto buscar que iba a realizar ese año, gracias a una amiga (Caro Pereira) fui conociendo el mundo de la comunicación en la Utu de Comunicación Social.

Esas son las herramientas que me ayudaron a difundir sobre este sueño de viajar, pero hubieron dos hechos muy importantes en mi vida que me hicieron preparar la mochila para salir por ahí. Una fue el imaginarme detrás de un escritorio sin poder aprovechar un sueldo para poder salir a conocer. La rutina es tan fuerte que te mantiene ciego hasta el ultimo día de tu vida. Pero navegando por Internet apareció otro de los motivadores, una imagen con un cartel que indicaba: “Ushuaia fin del mundo”, eso un libro de un tal Herman Zapp y su señora Candelaria (“Atrapa tus sueño”), y las charlas con una gran amiga (Mariana Braga) fueron los impulsores para el primer viaje de Piriápolis hasta Ushuaia.

La otra motivación tiempo después, fue el fallecimiento de mi querida y amada abuela Margarita “Pochola” Llamosa. Esta señora, para el que no la conoció, dedico toda su vida a criar no solo a sus hijos, sino a sobrinos y vecinos tal vez. Una costurera de lujo y una abuela de fierro. Esa vida que se fue sin conocer un mundo tan enorme, me impulso a dejar todo de lado, y salir a conocer otras culturas.

Así nació este blog y también un sueño: “Proyecto Culturas”, un lugar donde buscamos a través de nuestras expresiones junto a mi socio Alexis Troiano (Argentina), contarles a ustedes o motivarlos porque no, a que no dejen de lado esos sueños, que al fin y al cabo son los que nos mantienen con vida.

Los preparativos….

Vale destacar que en estos tiempos Internet y las redes ofrecen una gran ayuda para emprender un viaje adonde se nos ocurra. El tema que se me presentaba era: “por donde comenzar a preparar el mío?”. No era cualquier viaje, sino el primero. Era mi primera aventura solo, fuera de mi país.

Corrían los primeros días del año 2014, y al pasar mucho de mi tiempo diario en el trabajo, aprovechaba tiempos libres para consultar a mi oráculo (Google). Fue poner en su barra de búsqueda la palabra: “mochilero”; y me di cuenta que en el mundo habían muchos y muchas que se toparon con las mismas dudas existenciales, antes de partir en un viaje de aventura como el que se proyectaba acá.

Debo resaltar dos cosas: en Latinoamérica para viajar no existe nadie como nuestros hermanos argentinos; y los uruguayos no somos tan aventureros como pensaba. Por este motivo en mi país no encontraba la ayuda necesaria.

Pasaba días y noches como “colgado” con este tema, y cada día me motivaba más a viajar. Antes de partir habré hecho mas de 100 consultas y preguntas (no miento con esto), y cada vez encontraba más cosas nuevas. Tiempo mas adelante, en el gran viaje, aprendí que: para que este sueño de viajar siga adelante, debes generar una obligación de compra de un pasaje (adonde sea que lo sentís o quieres), para que dicha compra te comprometa a viajar sin dar marcha atrás. En este caso esas fueron la mochila y luego el sobre de dormir que conseguí adquirir.

Hasta ahora existía un sueño, había un compromiso, se presentaba una meta a cumplir; solamente faltaba marcar una ruta, el destino, el transporte en el cual viajar y donde dormir. En mi cabeza el che Guevara luchaba contra cada pensamiento y cada palabra contraria a la decisión positiva de viajar ya tomada…tenia un huracán de escala 10 de peleas de neuronas que debatían entre si para ver que triunfaba.

Me había convertido en un economista. Buscaba buenos precios, hacia cuentas, miraba deudas, sumaba…restaba…dividía…

Anotaba todas las dudas y las plasmaba preguntando en todos los foros viajeros. Charlaba con compañeros como Rodrigo, Manuel, Sabrina, Leonardo, Jimena y Patricia una gran consejera; quienes me demostraban un poco mas de sabiduría en estas cuestiones.

Ciertamente en el trabajo, un día cualquiera, revisando por Internet se presento frente a mis ojos una fotografía. La misma contenía la imagen de un cartel que plasmaba lo siguiente: “Ushuaia fin del mundo”…esa imagen desmorono todo lo negativo que aun quedaba en mi, y me llevo a conseguir la misma fotografía pero conmigo a su lado.

El punto final fue marcar la licencia en mi trabajo. Ya tenía casi todo resuelto y mi pecho se debatía con las muchas sensaciones que van apareciendo. Ya ni dormía a causa de la ansiedad.

Solamente quedaba armar la mochila y dar el primer paso…

Vencer temores para poder soñar

Así como muchos animales se mueven en manada dirigidos, o quizás motivados, por algo o por alguno de ellos que trata de liderarlos por un camino mejor, así me sentía yo.

Simplemente resumo la vida de un chico soltero, que para el mundo y para muchos en mi país, a los 30 años de edad: “no tenía su vida resuelta”. Es fácil hacerlo como bien me exprese: trabajar de lunes a viernes, tratar de estudiar después; y ver como te las arreglas para cumplir entre sábado y domingo, con los amigos y la familia. Imagínate si tenes novia. Y no son reproches, es cuestión de ver como podes brindar un tiempo que las personas realmente merecen tener desde nuestra parte.

Levantarse temprano, desayunar rápido (o no hacerlo), buscar un medio de transporte para poder llegar a tiempo al trabajo, trabajar, luego dirigirnos a estudiar, para por fin volver cerca de la medianoche a casa…bañarse, comer y a dormir para comenzar otro nuevo día.

Y no es que uno este en contra de aquellos que deciden llevar una vida como el sistema te brinda, simplemente no estoy de acuerdo en ser un títere mas del mismo, y de todo lo realmente tétrico que hay detrás de eso.

Entonces cierto día de hace dos años, en el trabajo que realizaba por aquellos tiempos; apareció una foto en mi pc que me cambio la vida para siempre. No se porque ese día andaba tan sentimental o pasional o como sea que se llame, yo lo nombro así: “andaba raro”; en la computadora la imagen de un cartel me llamó mucho la atención: “Ushuaia fin del mundo”…ese día decidí revelarme al sistema como Neo alguna vez se revelo a la Matrix.

Ese sentimiento que uno siente cuando esto ocurre, es muy raro. De ser diferente al resto. Cuando expreso esto, no me refiero a: trabajar, estudiar en algo distinto; sino a entender para que estamos, entender cual es nuestro propósito en la vida. Porque aquel que no lo quiera aceptar, sepa que fuimos creados con un propósito.

Ese día en el cual apareció el nombre de Ushuaia en mi vida, les cuento que sentí mucho temor, el primero y el mas grande: tomar una gran decisión en mi vida. Mas adelante hablaremos de otros miedos.

Una gran amiga llamada Mariana 😉 que de alguna forma esta en este mundo con los mismos sentimientos que uno, como nos decimos entre nosotros: “una manijera mas”, fue la causante de propagar en uno esta enfermedad viajera. después de tantas charlas sobre viajes y paginas en la web, Mariana me presento un libro que fue la firma en este documento viviente para comenzar a cumplir mis sueños. El libro de nombre “Atrapa tu sueño” de un argentino llamado Herman Zapp y de su señora Candelaria, narra la historia que les toco vivir en su viaje desde Argentina hasta Alaska. Ellos decidieron cruzar el continente de sur a norte en un Graham-Paige, un automóvil del año 1928, y esa historia fue mi gran inyección para comenzar.

Así fue que a los 33 años de edad, en el año 2014 decidí que mi vida tomaría un rumbo diferente, y comencé a soñar en hacer realidad mi primer viaje con una mochila como compañera.

Fuente Viajando con el uru
Fotos Facebook Maxi Sánchez

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone